Reconocer el mal de ojo, o de cómo la sociedad guatemalteca no sale del empacho | Plaza Pública

Cerrar

Ir

Reconocer el mal de ojo, o de cómo la sociedad guatemalteca no sale del empacho

Tipo de Nota: 
Opinión

Reconocer el mal de ojo, o de cómo la sociedad guatemalteca no sale del empacho

25 de Agosto de 2016

Ahora que hacen mucho ruido las declaraciones de la ministra de Salud Pública y Asistencia Social, Lucrecia Hernández Mack, recordé el último viaje que hice a Cuilco, Huehuetenango.

Era el verano de 2014. Llegamos a mediodía luego de siete horas de camino. Iba con mi colega, la doctora Berta Taracena, a hacer una visita de monitoreo a un puesto de salud que tiene en marcha el Modelo Incluyente de Salud (MIS). Ella supervisaba los proyectos de salud del programa en el que trabajábamos, y yo me encargaba de la parte de cambio social y de comportamiento. Mientras la doctora Taracena entrevistaba al médico y a la enfermera para revisar el croquis de la comunidad, las ci...

Autor



Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a